Sala de biomasa

2013, el año de la biomasa térmica en España

18

La biomasa térmica se dispara en España: 3.275 MW en las 38.354 calderas registradas en el Observatorio Nacional de Calderas de Biomasa (ONCB). La crisis y el alza de precios de gasóleo, gas natural y electricidad para calefacción, ACS y vapor para procesos industriales han sido las principales causas del avance de la biomasa para uso térmico. La otra cara de la moneda es la producción de electricidad con biomasa, que se ha hundido a partir de la eliminación de las ayudas a la producción.

La significativa ventaja de Andalucía se debe a que en los últimos años esta Comunidad ha estimulado la adquisición de equipos, sobre todo en el sector doméstico, con sistemas de gestión y control de incentivos muy ágiles y directos que han hecho atractiva la compra de pequeños equipos por parte de muchas familias andaluzas. En sus últimas campañas la Agencia Andaluza de la Energía intenta fomentar el uso de la biomasa también entre potenciales grandes consumidores.

Es notorio el avance de Extremadura en potencia instalada, no acorde con el número de instalaciones. Esto se debe a la introducción del uso de la biomasa en los secaderos de tabaco, que acumulan una potencia de 145,3 MW.

Asimismo, destaca el avance de la Comunidad Canaria debido a la incorporación de equipos de biomasa en algunos grandes complejos hoteleros para ACS y climatización de las piscinas.

Respecto a la evolución a lo largo de los años, el Observatorio registra entre 2008 y 2010 un incremento muy importante de instalaciones y de la potencia acumulada.

En 2011 disminuye suavemente el número de nuevas instalaciones con respecto a 2010 y la potencia se mantiene y en algún caso se incrementa. En 2012 sigue la tendencia en número de instalaciones de la campaña anterior, siendo notoria la reducción de potencia acumulada salvo en Castilla y León. En 2012 el ONCB estimaba que podría haber instalados unos 4.000 MW, apoyados en algo más de 50.000 instalaciones. Según las previsiones del ONCB, en 2020 la potencia instalada con biomasa se podría multiplicar por 3, hasta alcanzar los 12.000 MW, es decir que cada año desde 2012 se instalarían  unos 1.000 MW térmicos.

Biomasa en municipios

El número de municipios donde existe al menos una instalación es de 3.326, es decir, un 41% de los municipios españoles ya tiene equipos de biomasa funcionando. Prácticamente en todos los municipios andaluces existen ya equipos de biomasa funcionando. País Vasco y Cataluña son las otras dos únicas CC.AA. en las que más del 50% de sus municipios tienen alguna instalación con biomasa

Tipología de los equipos

Predominan los equipos de baja potencia (<20 kW), como estufas y chimeneas insertables, sobre todo en las zonas de menor  demanda térmica o como complemento de las calefacciones de combustible fósil en las zonas de mayor demanda.

El litoral, con inviernos muy suaves y cortos, demanda gran cantidad de estos equipos, pero también muchos hogares del interior, con inviernos rigurosos y largos, adquieren estos equipos como apoyo: buscan reducir el gasto en gas o gasóleo, pero mantienen los equipos porque aún están en buen uso

Por el contrario, en las viviendas en que es necesario sustituir los equipos por obsolescencia, se suelen colocar calderas de mayor potencia (20-30 kW). Asimismo, se han reconvertido un buen número de calderas de gasóleo en equipos de biomasa sustituyendo el quemador de combustible fósil por otro de pellet. Las calderas más grandes registradas en el ONCB están instaladas en bloques de vivienda, industrias o edificios de uso público.

La tecnología más extendida es la combustión, aunque existen numerosos ejemplos de equipos de gasificación

Mercado de equipos

Según el ONCB, los equipos instalados pertenecen a 208 fabricantes diferentes, procedentes de 22 países. Eso trae consigo una mayor competencia en el mercado, y señala a España como un foco atractivo para los fabricantes de calderas, estufas y chimeneas de biomasa.

Los países fabricantes por cuota de mercado son Austria (36,5%), Italia (31,8%), España (17,1%) y Alemania (4,5%). El resto (10%) se lo reparten otros países como la República Checa, Dinamarca, Francia, etc.

Biomasa en bloques de viviendas

Desde 2006 han aumentado de forma considerable las instalaciones en bloques de viviendas. El ONCB registra ya 234 instalaciones con una potencia acumulada de 77.512 kW, que dan cobertura a cerca de 9.500 viviendas

La potencia requerida por cada vivienda es de 8 a 14 kW. Se han sustituido calderas de carbón y de gasóleo principalmente, siendo el pellet el biocombustible más utilizado. Con la nueva normativa de Calificación Energética de los Edificios, se prevé un importante aumento de este tipo de instalaciones en los próximos años.

Edifi cios de uso público

Son muy numerosos los municipios españoles que ya utilizan biomasa para calefacción y ACS en los edificios y  dependencias de gestión pública, pero las instalaciones nuevas no avanzan al ritmo esperable. A fi nales de 2012 el ONCB registraba 944 instalaciones y 209.719 kW. Durante 2013, el número de instalaciones se ha incrementado en 315, aumentando la potencia en 40.322 kW. El avance más importante se ha producido en los edifi cios Público-Administrativos, con 202 nuevas instalaciones y 17,2 MW adicionales. A pesar de este aumento, tan solo 153 municipios se sumaron a utilizar biomasa en sus instalaciones. Aunque aumenta la concienciación de los responsables municipales por generar ahorro y ser más sostenibles, el número de nuevas instalaciones aumenta a ritmo lento.

Uso industrial

Es muy destacable el aumento de instalaciones y potencia acumulada en los sectores agro-ganadero, agroalimentario y turístico, donde existe un enorme potencial de crecimiento y hacia los que empresas y otras entidades dedican un gran esfuerzo divulgativo, como AVEBIOM a través de iniciativas como ‘conecta bioENERGIA’. En total se ha pasado de una potencia de 1.277 en 2012 a 1.966 MW en 2013 en estos sectores

marcos

View all contributions by marcos