Solución para problemas de tensión de red en instalaciones fotovoltaicas

1435

La continua variación de las cargas conectadas a la red eléctrica, las perturbaciones generadas por las propias cargas, los posibles fallos o desequilibrios en las líneas de distribución, las caídas de tensión por la distancia de las líneas o los problemas originados por las descargas atmosféricas, imposibilitan disponer de un suministro eléctrico de tensión estable continuado. Como ejemplo, ante bajadas en el consumo total de una línea eléctrica, la tensión tiende a elevarse provocando sobretensiones en los equipos que siguen conectados.

En instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo los reguladores bidireccionales permiten evitar paradas indeseables por la influencia de la red eléctrica a la que se conecta, derivadas de una sobretensión y/o subtensión. La mayoría de las normativas que regulan la conexión a la red eléctrica de este tipo de sistemas exigen la parada de los inversores solares cuando la tensión de ésta está fuera de unos ciertos límites. En redes inestables, esto provoca que tengamos paros indeseados en nuestra instalación fotovoltaica, con la consecuente pérdida de generación de energía y disminución de la vida útil de los inversores solares.


Dado que en la gran mayoría de casos los excedentes de energía generada se inyectan a la red (para poder recibir una compensación a cambio), es necesario disponer de un equipo bidireccional, dejando sin utilización posible los tradicionales estabilizadores de tensión, ya que son unidireccionales y no están preparados para el paso de corriente inversa. Tampoco es viable la manipulación del inversor, ya que supone el incumplimiento de la norma, y expone las cargas a un grave peligro.


Estos reguladores registran la tensión de la red en todo momento, y en función de ésta gestionan, realizando rápidos y precisos saltos de tensión en el corto periodo de tiempo que exigen la gran mayoría de requerimientos de red de cada país. En el mercado se disponen de modelos bidireccionales monofásicos y trifásicos, siendo en este último caso de regulación independiente en cada una de las fases.

Estabilización de la tensión de red

La red a la que conectamos nuestras instalaciones de autoconsumo puede tener variaciones de tensión ya sea en exceso o en defecto. Estas variaciones suelen acentuarse en los finales de línea o en las proximidades a centros de generación o transformadores de distribución.

El equipo se tiene que conectar en la entrada del inversor como se indica en el siguiente diagrama:

Aunque la instalación integre un sistema de monitorización, se debe conectar en la misma posición, tanto si la instalación es monofásica, como trifásica

Mediante la utilización de un estabilizador bidireccional eliminamos la sobretensión o subtensión consiguiendo un importante ahorro económico y asegurando que las cargas conectadas funcionarán dentro del régimen para el que han sido diseñadas

marcos

View all contributions by marcos